El Asesor - Centro de Recursos y Asesoría

 

El órgano informativo del
Centro de Recursos y Asesoría al servicio de los Institutos
Bíblicos de América Latina y el Caribe

Skip Navigation Links
Página Principal
Ediciones de El Asesor
DepartamentosExpand Departamentos
ServiciosExpand Servicios
Eventos
Recursos del CRAExpand Recursos del CRA
Vínculos Importantes
Quiénes Somos

CRA

Facilitando el intercambio
para el desarrollo de los
líderes en la enseñanza

CRA@ElAsesor.org
Apartado 0818-00792
Panam
á, REP. DE PANAMA
Tel: (507) 261-3391
Fax: (507) 261-4054


De lo Encuentros a la Cumbre

Por Jorge Echazábal

Como todo lo que goza de salud y se desenvuelve en el ambiente adecuado, la visión del Centro de Recursos y Asesoría ha evolucionado.  Por la gracia de Dios hemos crecido.  Esto se debe a la atmósfera de aceptación del propósito de “el intercambio para el mejoramiento de los líderes en la enseñanza” que nos ha dirigido a organizar encuentros y diálogos bianuales.

También hemos madurado.  Siendo por años testigos del desarrollo del ministerio de la formación de ministros, Dios nos ha llevado a ampliar el rango de alcance de nuestros esfuerzos permitiéndonos  ahora propiciar los intercambios en Sudamérica desde el 2006 y dándonos de manera formal un lugar estratégico e influyente en el Servicio de Educación Cristiana a través de la Comisión de Asesoría del Nivel Ministerial.

Nuestras propuestas desde esa perspectiva han comenzado a ser el eco de la voz de los líderes latinoamericanos que han compartido sus deseos de superar obstáculos y alcanzar elevados derroteros a favor de los preciosos hombres y mujeres de Dios que se forjan en las aulas de los Institutos Bíblicos, tanto desde el plano docente como educando.

La decisión del cambio de nombre para las convocaciones, de Encuentro a Cumbre  tiene una sencilla explicación en el sentido práctico y en el plano estratégico.  Pero quisiéramos ir a las reflexiones que conducen a la consideración del sentido de elevarnos, ascender por la senda que Dios traza a todos los que anhelan el cumplimiento de sus propósitos (Prov. 4:18).

LA CUMBRE ES…

  • el lugar de una cita culminante, es el punto de encuentro

  • el hombre no puede subir más alto y Dios no desea bajar más bajo

  • nos habla de grandes propósitos

  • excelsas intenciones

  • grandes hombres

  • un Dios grande

LA CUMBRE ES…

  • donde las iniciativas de Dios se convierten en respuestas precisas a las necesidades del hombre.

  • en el tiempo preciso, en la cumbre, los pensamientos directivos del Dios infinito encontrarán alojamiento en la mente finita del hombre.

  • todo tendrá razón de ser; todo tendrá sentido.  Habrá un porqué; habrá un destino.

LA CUMBRE ES…

  • el lugar donde no se puede ir sin la solicitud de Dios…

  • es su voluntad la que nos trae de las partes más bajas a las cúspides de bendición y, cosa gloriosa… donde podemos tener contacto con el Creador.

  • la cumbre se convierte así en el lugar perfecto para una clara comprensión de su voluntad siempre perfecta. No sería posible un encuentro tan preciso de dos voluntades si no es por el sublime deseo de Aquel que “produce el querer como el hacer, por su buena voluntad”. (Fil.2:13)

Solo podemos llegar a la cumbre a través de procesos necesarios, pasos obligatorios.  Como Moisés, necesitamos:

FE… para mantener la mirada tanto en la misión, como en el llamado personal o institucional, pero sobre todo, los ojos puestos en EL QUE LLAMA. (Heb. 12:2)

AVANZAR… porque hay cuestas que nadie subirá por nosotros; siempre serán necesarias.  Si los hay, serán pocos los que han tenido la dicha de saltar de los valles a las cumbres sin conocer las laderas.

ATENDER… la, a veces lejana y suave, voz interior que te dirige a las cumbres.  Hay que percibir una luz que a veces alumbra a los pies, y otras a todo el camino, y es su Santa Palabra.(Salmos 119:105)

ENTENDER… como Moisés tuvo que comprender, el momento en que el dedo de Dios está puesto sobre un individuo, una institución, una nación.  No podemos delegar en los muchos “Josués” lo que por su designio está determinado para cada uno.  El es quien se encarga, como en los Diálogos y Cumbres, de unir visión y propósitos, dejando a un lado esfuerzos individuales, muchas veces, estériles,  para que en El, hagamos proezas.  Así, la mayor proeza será la unidad, formando equipos, haciendo alianzas en su nombre y conquistando las alturas.

Pasemos pues, de los encuentros a la CUMBRE, donde ya está esperándonos Aquel que nos dictará sus designios, pues El nos llamó, y en cuanto a las conquistas “Él lo hará” porque dice:  “Fiel es el que os llama (a la cumbre), el cual también lo hará”. (1 Tes. 5:24)