El Asesor - Centro de Recursos y Asesoría

 

El órgano informativo del
Centro de Recursos y Asesoría al servicio de los Institutos
Bíblicos de América Latina y el Caribe

Skip Navigation Links
Página Principal
Ediciones de El Asesor
DepartamentosExpand Departamentos
ServiciosExpand Servicios
Eventos
Recursos del CRAExpand Recursos del CRA
Vínculos Importantes
Quiénes Somos

CRA

Facilitando el intercambio
para el desarrollo de los
líderes en la enseñanza

CRA@ElAsesor.org
Apartado 0818-00792
Panam
á, REP. DE PANAMA
Tel: (507) 261-3391
Fax: (507) 261-4054


FORO: Una Nueva Cara del Instituto Bíblico

El enfoque de una “nueva cara” nos lleva a la necesidad de cambios.  Hablamos de nuevas perspectivas, examinando el quehacer educativo en nuestro entorno y reforzando nuestra misión en el aspecto formativo.  Reaccionando positivamente, que todas nuestras insuficiencias se tornen en desafíos.  Significa también la disposición de dejar atrás los viejos paradigmas que contribuyen al estancamiento y estar dispuestos a realizar cambios de estructura y de metodología.  Una madura valoración del contenido ayudará a llenar los vacíos que debemos llenar.  Ajustes superficiales, aunque ayudan, no responden a las demandas de pragmatismo, contextualización y modernización.  Cuando nuestros egresados se conviertan en verdaderos agentes de cambio para traer salvación a las almas para la gloria de Dios asumiremos que la transformación se esta realizando.

 

Líderes que, por sus experiencias relacionadas con la formación ministerial, aportaron sus opiniones acerca del tema.   Este foro se realiza en el marco del Diálogo 2005 en la ciudad de Panamá entre los días 18 al 20 de Abril de 2005 y participan de el:

(JA) Johnny Ascencio, Ecuador, Director Nacional de los Institutos Bíblicos

(SMB) Silverio Manuel Bello, Rep. Dominicana, Director Nacional de los Institutos Bíblicos

(RB) Rodney Boyd, Panamá, Director del Centro de Recursos y Asesoría

(JEC) Jorge Echazábal C., Panamá, Sub-Director del Centro de Recursos y Asesoría

(MG) Marcus Grisbee, Sub-Director Académico del Instituto de Superación Ministerial (ISUM)

(RN) Richard Nicholson, Estados Unidos, Director Regional de Misiones Mundiales de las A.D.

JEC   No estamos pensando en cambios superficiales, sino en las necesidades, en los desafíos  e inquietudes planteados en los diálogos y encuentros internacionales. Se necesita un nuevo enfoque, revisar lo que estamos haciendo, saber si nos estamos quedando atrás con tantas modernizaciones y tecnologías. Revisando el quehacer teológico… ¿Dónde estamos nosotros?   Y al reunir todas estas inquietudes, preguntarnos: ¿realmente necesitamos un cambio? O, ¿utilizaremos lo que tenemos y seguimos conformes con esto?  Por años hemos escuchado lo que dicen los líderes educacionales.  Ellos proponen nuevas ideas, y muchos las están aplicando, sin encontrar un lugar o un foro donde compartir y evaluar lo que están haciendo.  Los encuentros y diálogos se presentan para esta función, para que podamos compartir lo que hemos logrado y aprender unos de otros.

2005 Foro Nueva CaraEste FORO plantea la inquietud sobre cómo nosotros podemos desarrollar una nueva visión del ministerio de los Institutos Bíblicos.

RB (CRA)   ¿Cómo cabe el Foro en el plan del ministerio del Centro de Recursos y Asesoría? ¿Es un componente de sus estrategias? Podría comentarnos algo sobre esto?

JEC   Todas las ideas que han compartido los líderes de Latinoamérica son una riqueza para nosotros. Esta información la tenemos registrada y la estamos procesando. Hemos registrado estadísticas.  También hemos ponderado los temas que han surgido de los mismos diálogos.  Entonces nos colocamos en una posición de facilitadores para conocer y dar a conocer el desarrollo de los recursos y los avances que han logrado los líderes en sus respectivos países.  Para que este proceso se verifique hemos estructurado un ambiente para compartir.  Esa es la estrategia, con igual interés tanto en el resultado como en el proceso. 

Respecto al foro como estrategia, venimos escuchando desde hace tiempo la inquietud sobre un tema que hemos figurado como “la nueva cara”, por la creciente expectativa de cambios en los institutos.  Ese es el asunto que nos trae a este lugar, escuchar.  Al ver las preguntas que guían este foro quizá alguno de ustedes pensará que quisiera haber mencionado además algún tema nuevo aquí.  Bueno, tenemos la libertad de añadir o quitar o dar otro enfoque.  Las preguntas son solo una guía.

RB (CRA)   ¿Cuáles cambios han visto en la Obra del Señor en los últimos 10 ó 20 años?  Podemos ver este tema desde diferentes enfoques.  Por ejemplo, si se han observado cambios en la forma de evangelizar, en la forma de adoración, o que se hayan producido cambios sociales.  También, en la obra del Señor, en los sistemas de administración de la iglesia y en los sistemas de enseñanza o de discipulado, incluyendo también todo material publicado, libros, revistas y comentarios… ¿Qué cambios hemos visto?

Silverio Manuel BelloSMB   Obviamente creo que casi en todas las áreas, de modo general, ha habido cambios.  En las formas de evangelizar, primero, en las actitudes con la gente inconversa; segundo, la forma en que se presenta el mensaje. Pienso que el Instituto Bíblico ha jugado un papel importante en dos cosas: En primer lugar en los pastores que estudiaron en su época de una manera cuando se les enseñó evangelismo, cuando se les instruyó acerca de cómo relacionarse con la gente. Muchos cambiaron, y como consecuencia, el cambio se dio en sus congregaciones. Hace 25 años la mayoría de los pastores tenían una forma de predicar muy fuerte contra los no creyentes, y la gente se convertía.  Pero por la nueva forma en que se les trata, que ya no son mensajes chocantes e hirientes ahora yo veo que hay más convertidos.  Gente que de otro modo no hubieran ido a la iglesia, ahora si están asistiendo.

Cuando yo me convertí, en mi iglesia pocos iban al Instituto.  Si uno le insistía, el pastor te daba la carta para que fueras.   Los pastores que lograron aprender obviamente influenciaron en los líderes de sus iglesias.  Digo lo mismo de la adoración.  El Instituto Bíblico ha sido un vehículo muy poderoso para enseñar sobre la adoración.  Por supuesto, están los grupos en las iglesias que tienen experiencia adquirida por la práctica.  En mi país esto ha ayudado mucho para formar una membresía mucho más sólida en su búsqueda de Dios.

Johnny AscencioJA   En los Institutos Bíblicos de las Asambleas de Dios en Guayaquil yo no vi una cátedra sobre la adoración.  Reconocemos que hubo cambios en las iglesias por la influencia de estos ministros de las alabanzas que han jugado y están jugando un papel muy importante.  Como experiencia personal, con iglesias que he visitado en estos últimos tres años, ha sido bueno el cambio en la adoración.  Pero, sin embargo, nunca hubo una materia que les enseñara lo que significaba la adoración para que el cambio surgiera por parte de nosotros. Esos ministros quizás están haciendo un buen papel, pero no tienen una base teológica consistente.  De esta manera podrían decir: “yo se por qué hago esto”.  Hacen cosas buenas y otras cosas que de pronto ellos dicen que no les hace daño a nadie. Si nosotros como Institutos, en su momento, lo hubiéramos hecho, quizás hubiera mejores resultados en esa área. Ha habido cambios, pero no había una materia dentro del Pensum relacionada al tema.  Recientemente esto se está dando. 

 Si tan solo continuáramos la reflexión en nuestros países como la que se está dando aquí.  Los diálogos son buenos para estos análisis, pero no hemos sabido transmitirlo.  En mi caso, es que mucha de la gente que se desenvuelve en educación cree que ya lo sabe todo.  Llevar un cambio nos cuesta.  Busco un modo de llegar allá con un corazón humilde, pero convencerles a ellos a que reflexionen, que sean capaces de aceptar que hay una necesidad de cambiar y que estén dispuestos a practicarlo, pero no se da.  Por ejemplo, yo voy y les entrego esto a los directores, pero están pensando en otra idea. 

2005 Foro Nueva CaraMuchos de nuestros directores con el fin de ganar alumnos, enfatizaban más en los títulos.  Entonces, mucha gente venía, no pensando en su formación.  Tanto es así que llamaban al Seminario de Guayaquil preguntando si estaban ofreciendo el título.  Me di a la tarea de quedarme hablando con ellos de 15 a 20 minutos porque tenía un ardor de defender lo que realmente es la razón de ser de un  Instituto o de un Seminario,  y es para formar ministerialmente y no para  dar un título.  Personalmente  estoy en esa lucha y pido a Dios sabiduría.  Lograr que ellos cambien su mentalidad, que piensen en que estas  cosas no solo deben reflexionarse o saber que están allí, sino hacer un cambio.  Ellos, sus propios seminarios y a nivel nacional han tenido cambios, han habido mejoras.  Han crecido algo, pero no ha sido porque ellos han tomado en cuenta todas estas cosas.

JEC   Observemos los  diferentes enfoques: Nuestro hermano Johnny, sobre cambios en la obra del Señor en los últimos 10 ó 20 años nos dice que en el aspecto de la adoración primero vino el cambio y quizás después vinimos a pensar en la enseñanza.  El Hno. Bello afirma que en su región la enseñanza hizo un cambio.  Pero, qué diremos de la forma de administrar la obra del Señor, por ejemplo?  Casi todo parece haber venido imponiéndose por la fuerza de la moda, pero no incentivado por la enseñanza.  Esto es interesante.

Marcus GrisbeeMG   Yo creo que el mayor cambio que hemos visto es por la televisión.  Hace 10 años no teníamos “Enlace” ni ningún otro canal.  Esto ha hecho una globalización tremenda.  Los católicos, los bautistas, los Pentecostales y no Pentecostales, todos escuchan las mismas cosas, porque hay tres o cuatro  fuentes que están allí vertiendo todo.  La Biblia nos enseña que debemos escuchar y recibir de todo, echar lo malo y quedar con lo bueno. Es un proceso, como hablar de una mina que está allí con mucho lodo. 

Mi abuelo trabajaba por años en el asunto de buscar cobre en el estado de Nuevo México, Estados Unidos. Sacaron una tonelada de cobre, pero más que eso, era una montaña de desechos tóxicos que estaban allí, amontonados, hasta que inventaron el proceso químico como el del oro y otros metales.   Sacaron lo bueno de lo malo.  Pero con los años, la mejora es que ahora pueden sacar el cobre, pero también el níkel. Pueden sacar oro, plata y otras cosas por el proceso del cobre.  Tenemos que sacar provecho del momento. 

Hace veinte años,  fuimos a Costa Rica.  Unos seis meses antes que llegáramos nosotros allí, todas las iglesias católicas estaban cantando, según los pastores de Costa Rica, nuestros cánticos. Tuvimos que inventar nuevos cánticos para distinguirnos de ellos. Al llegar a Venezuela, hace 22 años, yo pude ver al papa.  Como nuevo misionero vi la misma presión que en otros lugares, pero eso no ayudó a las iglesias evangélicas dentro de las Asambleas de Dios.  Había la idea de que todos los líderes religiosos fueran como los sacerdotes católicos, que mantienen su rango, sus títulos y todas aquellas cosas que habían estudiado.  ¿Y si uno no había terminado la secundaria? Todos querían sacar una Licenciatura o una maestría, entonces si la presión era grande en extremo. Los católicos nos han llevado de esta manera a hacer mejoras. 

Estamos encontrando ahora la necesidad de cambios en la evangelización.  Muchos de los cambios han venido por esa apertura que hemos tenido.  Todo el mundo ahora entiende más que la diferencia no es tan grande como nosotros la hicimos.  Ahora por la televisión ellos pueden absorber algo y relacionarlo con su propia vida, sacando sus propias conclusiones y, cuando viene un hermano para hablarle, ya están medio convencidos.  El inconverso está diciendo ahora que “la Biblia dice”, y está más abierto, pero no por nosotros, sino por esa fuente que se ha desarrollado a nuestro alrededor.

Jorge Echazábal C.RB (CRA)   Es interesante cómo han cambiado los métodos de la evangelización.   Yo regresé hace poco para Panamá.  Tuve otra oportunidad en los Estados Unidos de compartir no sé cuántas veces la historia de Panamá. Las Asambleas de Dios de Panamá es casi la iglesia más joven, comenzó en 1967. Es una nueva obra. Hace 38 años empezamos en una Gran Campaña bajo una carpa con milagros y todo.  Eso fue en el inicio, pero ahora no veo ninguna carpa.  Bueno, un misionero vino hace 3 ó 4 años con un  grupo visitando las casas con volantes para invitar a los hermanos para ir a la campaña.  Es un método viejo y hoy día no lo usamos.  Es un cambio que hemos visto,  ha cambiado el método.

JEC   Aunque ese método dio sus resultados, ahora se dice que la gente ha cambiado, por lo tanto la forma de abordarlos ya no es la misma.

RB (CRA)   Es lo que digo, que ya el mundo está  mucho más ocupado.  ¿Quién tiene el tiempo para venir cada noche a la iglesia?

SMB   Me surge la idea de lo dicho por el hermano Johnny sobre la materia  de la adoración para el Pensum y lo sugerido por nuestro hermano Marcus de cómo han influido los programas de Televisión en 15 años.   Si nosotros pudiéramos, sugerir que a través del Centro de Recursos y el Servicio de Educación Cristiana se produzca una materia  de Teología de la Adoración.  Tendría mucha aceptación en nuestras iglesias y nuestros líderes.  Algo que se pueda usar tanto para los Institutos Bíblicos, como para las iglesias.  Uno entiende que es la época de que nosotros nos definamos en nuestra doctrina. De nada sirve con decirles: “Miren, hay tal corriente” si no tenemos nosotros bien definido algunos focos de orientación para ellos.

Ricardo NicholsonRN   Bueno, iba hacerles una pregunta para reflexionar sobre el rol de los Institutos Bíblicos, ya que estamos tocando el tema.  Casi en todos los lugares del mundo escucho que el pastor se enoja porque mandan a un muchacho o a una joven para el Instituto con la intención de que ellos se preparen para que vuelvan a la iglesia para enseñar en la Escuela Dominical o en lo que sea.  La idea del pastor es una cosa,  pero los Institutos lo ven a veces como un lugar de intercambio de ideas, inspiración y motivación para lanzarse a otro lugar.  Esto choca a veces con el concepto del pastor, pues el lo está viendo para preparar a los jóvenes, pero que vuelvan.

Mi pregunta es: Si somos líderes, pero reaccionamos contra los cambios, o por otro lado, miramos esos cambios como necesarios para poner una buena base de adoración, evangelización, cambios sociales, todo esto, ¿cómo ven ustedes el rol del Instituto?¿Es nuestro rol ver lo que pasa, investigar con muy buena base y conducir el tema de los estudios bíblicos de los Institutos Bíblicos?

MG   El Instituto Bíblico va a tener que aceptar, en algunos casos, lo que llega de las iglesias locales.  Tendrá que buscar donde se dan los cambios.  Muchos están muy avanzados, otros muy atrasados y vienen con sus prejuicios en contra o a favor de cualquier cambio.  En cierto modo, la iglesia y el Instituto Bíblico van a hacer su parte.  Algunos querrán que todo siga igual, en el mismo camino, pero al mismo tiempo en la teología, la dirección debe ejercer el liderazgo para llevarnos un paso más allá.  Algo que dijo Johnny hace poco es que muchos quieren que nosotros seamos un depósito de ideas para enseñar lo que se debe de enseñar.  Yo creo que hay muchos  profesores en el Instituto Bíblico que no solo son inteligentes, ni están allí solo para enseñar, sino para que los alumnos saquen de la mina de oro que está en ellos todo lo que puedan.  El Instituto Bíblico tendrá que abrir las posibilidades y no simplemente impartir el conocimiento de la Palabra de Dios.  Creo que es otra generación nueva.  Pastores que han salido del Instituto, que tienen mejor conocimiento de la Palabra, enseñan a sus discípulos o a los miembros de la iglesia y los mandan al Instituto Bíblico ahora que ellos están mucho más avanzados. 

2005 Foro Nueva CaraEstábamos Hno. Billings y yo hablando de eso anteanoche por teléfono, cuando Jorge me envió las preguntas de una entrevista como representante de ISUM.  Notamos que  hace 35 años cuando más o menos comenzó el programa de ISUM la mayoría de los pastores que llegaron, ni se habían graduado de la secundaria.  Ahora, la mayoría están pensando qué título pueden ganar, como si fuera un premio.  Se ha cambiado a la meta de cual título puedo obtener.  Ahora tenemos también a muchos que están entrando al aula de ISUM, graduados de la Universidad y en otras áreas.  Ahora la forma que tenemos de presentar la enseñanza es diferente.  Cuando hablamos de ministración, el estilo formal que usamos nosotros, como se hace en las iglesias, está bien en ciertos lugares, pero en otros lugares no tiene efecto. Saben que las iglesias megas no usan este sistema pues ya está anticuado. Nosotros tenemos que pensar en todo estos aspectos.  Si el Instituto Bíblico va  a líderizar ese desarrollo entonces vamos tener que dar en el blanco. Merecemos las críticas, si simplemente vamos a formar lo que queremos y no hagamos que lleguen a ser lo mejor que el Señor quiere que sean.

RB (CRA)   ¿Cómo han afectado esos cambios al ministerio de los Institutos Bíblicos? Yo he escuchado que en el mismo Pensum o de repente con cambios de metodología.  Otro asunto, hermano Bello?

SMB  Sobre la aportación del hermano Nicholson.  Muchas de nuestras iglesias de zonas rurales no reciben influencias muy directas a menos que sean directamente del Instituto Bíblico.  Eso podría ayudar en mucho.  Pienso, por ejemplo, en el caso de la Adoración. ¿Cómo ha influido el hecho que mencionaba nuestro hermano Grisbee?  El caso de los programas de televisión, donde se sustituyen todos los himnos del himnario, el cual es como teología por medio de cantos. Entonces una materia de Teología de la música ayudaría.

2005 Foro Nueva CaraMG   Pero esto no ha ayudado mucho en los Estados Unidos.

JA   Pienso que es la forma como dan el conocimiento y la manera como lo resaltan. También nosotros podemos caer en lo mismo, en que el objetivo es el conocimiento y no el poder.  Mantener una relación con Dios, mantener la iglesia en una relación íntima con el Señor y saber que el conocimiento sirve más bien para llevarnos a esto. 

Yo pienso que algunos maestros caemos. Por ejemplo, yo tuve un caso nuestro país.   Una maestra que había  estudiado en nuestro Instituto, se graduó de licenciada.  Luego empezó a estudiar en una institución latinoamericana evangélica  donde ofrecían maestría, ella empezó a renegar de sus estudios en nuestras instituciones de Asambleas de Dios diciendo que lo que le habíamos ofrecido no era lo que debíamos haberle dado, que la habíamos decepcionado.  Creo que usó una palabra más fuerte, “engañado”.

Resulta que allá tuvo algunos maestros liberales, gente que creía fuertemente en la interpretación de la alta crítica.   Ustedes saben como es la alta crítica, usa sus argumentos. Entonces esta chica creyó  que eso era lo máximo. Mucha gente cuando se está preparando de pronto se va en la idea del mero conocimiento, lo ven como algo superior.  Todavía está por allí con esa idea, pero realmente de una manera estratégica tuvimos que retirarla de la institución. Era buena para enseñar, pero comenzó a enseñar estas cosas, a pesar de que contenían algunos cambios, sin embargo, insistía en que eso era lo que debía enseñarse.  No debemos desvalorizar lo que nosotros hemos enseñado, no por simple tradición, sino por saber que nos llevan a una experiencia más cercana con Dios, que permite que los creyentes puedan crecer y ver crecer a la iglesia.

Hay muchos maestros dentro de nuestros Institutos que saben que la sociedad ha cambiado, la cultura cristiana evangélica ha cambiado pero no lo aceptan.  No favorecen a los obreros de la iglesia, sino más bien los centran en una discusión de criterios doctrinales teológicos estériles, peleando por cosas que no ayudan al crecimiento de la iglesia.  El Instituto Bíblico existe para ayudar al obrero a ser más fructífero en la Obra del Señor.  Si vamos a centrarnos en cosas que no van ayudar al crecimiento, no hablemos de eso, debemos ser objetivos al estudiar, al investigar, al ver todas las opiniones, todos los criterios por diferentes que sean.